miércoles, 4 de marzo de 2009

De la amabilidad y la eficiencia

Atenas entra a la Biblioteca Samuel Ramos buscando crítica de The Turn of the Screw de Henry James porque es lo que le toca exponer con Constantino. Después de que el catálogo le arrojara resultados sólo de tesis y no de libros de verdad, Atenas decide buscar en la estantería directamente.

Atenas encuentra millones de cosas de Henry James, pero uno que se ve buenísimo, se acerca al mostrador y pregunta
Atenas: ¿El resello es semestral o anual? [De la credencial, es que de la Central y la Samuel uno es semestral y otro anual y no me acordaba cual era cual]
Señora biblioteca 1: Semestral
Atenas: Mmmmm ¿y no la puedo resellar si no traigo comprobante de domicilio?
Señora de biblioteca 1: Uuuuuuuu no, necesitas comprobante de domicilio y el de inscripción
Atenas: Sí, es que no traigo el de domicilio

Atenas sale tristona al coche a dejar unos libros [suyos, no rentados] y al abrir su mochila recuerda haber visto un comprobante de domicilio en su carpeta. Atenas revisa la carpeta y ahí estaba, un recibo de Telmex. Atenas se emociona y saca el recibo de Telmex y la tira de materias sellada y se apresura a la biblioteca irradiando felicidad. Habí un problema, el recibo era de agosto del dosmilocho [2008], pero Atenas tuvo esperanzas de que la señora no lo notara.

Atenas entra a la Samuel y la Señora de Biblioteca 1 se para de la silla dando el lugar a la señora de Biblioteca 2, Atenas se acerca al mostrador y:

Atenas: Hola, vengo a resellar mi credencial [Poniendo sobre al mostrador su recibo Telmex y la tira de materias]
Señora de biblioteca 2: Uuuuuuuuu no, ya se te acabó el tiempo. Es hasta las catorce [14:00] y son las catorce dos [14:02]
Atenas: Ok

En ese momento Atenas se dió la vuelta sin decirle a la señora de biblioteca 2 que era una malcogida, ni "No mame señora son dos minutos", ni "por favor sólo son dos minutos" porque de haber pronunciado palabra le hubiera explotado la cabeza por el enojo.

...

Pinche señora burócrata, eso pienso de ella, pinche burócrata huevona. Porque ni siquiera es que fuera su hora de comida y ya se iba a comer o no es que mágicamente el sistema se cerrara y no permitiera hacer resellos, NO, sólo es una huevona. Además segúin el reloj de Bestia era 1:59, no las 2:02, pude decirselo pero no, de verdad me enojo cabrón. Pinche señora burócrata huevona.

Lo absurdo es que porque su pinche reloj está adelantado, o porque vió su reloj de muñeca y no el de la compu, no me resellaron la credencial de la biblioteca y no pude sacar nada para empezar a hacer mi tarea responsablemente. Culpo a los empleados de la Biblioteca por mi futura irresponsabilidad.

4 comentarios:

Octopus Queque dijo...

¿en serio sí sucede eso? Pensé que eran más sutiles. Oh, soy tan ingenua. Las 4:02!!! yo me hubiera enojado demasiado O_o a punto de golpearla!

BotayFalda dijo...

Uchales, no no qué bueno que ella tuvo la suerte de encontrar a alguién como tú, pero te aconsejo que a la próx. no guardes tus sentires que luego te da cáncer de mama y que miedo! pero para eso lo escribiste y todo estará bien... a mi se me hubiera salido el Sayayin nivel 4 y fuego y jinetes sin cabeza.

M*

Bob dijo...

Híjole, Atena, yo siempre empiezo mis comentarios bobos con un "jojo" o un "juar juar" vacilador, pero, no sólo comprendo tu ira, la vivo a cada rato, aunque a mí me pasa con los empleados de los museos de la unam, que quince (15, coño!) minutos antes del cierre d eun museo, se te acercan para decirte: "oiga, ya vamos a cerrar, y me urge irme a mi casa para hacerme pendeja en lo que se hace de noche y me despierto para desquebrajar mi alma poco a poco mañana en este horroroso trabajo que no aprecio porque seguro me merezco algo mejor"... yo, a los trabajadores de la unam les guardo todo el odio del mundo, el otro día, en LaChapelle (exposición hipersobrevalorada a mi gusto) un sujeto me dijo que no podía mascar chicle (the fuck you said? chicle?).. así que hurdí una teoría complejísima en la que yo tenía síndrome de Kanner y si dejaba de mascar chicle podía llegar a una convulsión de la que el sujeto sin camisa debajo de su bata se haría responsable, pero no pude porque sirako tenía prisa y debíamos irnos...

el personal de la unam es el demonio, lo malo es que arde, y nada...

oh, que bonito coment

atenas [cacto kaür] dijo...

Mme. Elsa y BotayFalda: sí, yo me mega encabroné, y fue tan grande mi encabronamiento que no le dije nada, el enojo me quito el habla, lo más cerca que estuve de hacer algo en contra de la biblioteca fue prender mi cigarro a un paso de la puerta y lasnzar el humo hacia adentro viendo a la señora.

Bob: a mi me han aplicado la misma en el museo. La señora era taaan jodona y grosera, que la segunda vez que me lo dijo consideré pegar mi chicle en el cristal que cubría la bandera cargada por Miguel Hidalgo [que fue ahí en el castillito]. Yo también odio al personal no académico de la UNAM, todos [limpieza/biblioteca/estacionamientos/servicios escolares/personal de teartros] son más huevones que los policías de la alameda, más inútiles que trabajadores de hacienda y más culeros que los que manejan las grúas que se llevan coches inocentes al corralón.