martes, 6 de enero de 2009

De las bodas y los hijos

Cuando era niña y adolescente de menos de trece años todo el concepto de la familia heterosexual me las pelaba. Así es, como niña y adolescente de menos de trece años heterosexual la idea de casarme [legal y religiosamente] me parecía una estupidez, es más, cuando era niña y jugaba a la casita, el concepto me parecía tan estúpido que yo siempre engañaba a mi cónyuge [al punto de que mi amiga de la infancia Mavi un día se enojó y me empezó a gritar que siempre que jugábamos yo la engañaba].

Entonces, para mi, el matrimonio aceptado y exigido por toda la sociedad estaba totalmente descartado. Funcionaba igual para los hijos, yo siempre dije no gracias, y veía feo a las señoras que cargaban bebés chillones y todavía más feo a las señoras que cambiaban pañales. También cuando jugaba a la casita y por exceso de niños me tocaba tener hijos, los hijos siempre tenían como diez años [que en ese momento los diez años ya me sonaban a adultez] y yo no tenía que darles leche de mentiritas, ni cambiarle pañales de mentiritas, ni darles dinero de mentiritas, nada, ellos ya eran adultos. Mi negación a tener hijos y una familia así y como la sociedad lo aceptaba y pedía era tal, que cuando entré a secundaria y leí los libros de lo-que-sea-que-se-enseña-en-secundaria-dónde-hablan-de-sexo yo dije A los veintidós años me voy a hacer una histerectomía, y así sin pedos me libraba de los hijos por siempre.

Bueno, eso no es absurdo, eso puede no tener sentido para algunos, pero ni a putazos es absurdo ni irónico. Lo absurdo/irónico de todo es que hoy en día he abandonado la vida heterosexual, hoy en día que tengo una novia que amo más que a nada en el mundo he abandonado la idea de no casarme, porque hoy no me molesta la idea de pasar la vida entera con alguien y de pedirle a alguien que me haga un contrato para afirmarlo. Hoy que estoy de acuerdo con la idea de una boda resulta que el país en el que nací y crecí no me va a dejar ir al registro civil a casarme [Que la sociedad de convivencia es una mamada, no nos hagamos pendejos] y la iglesia en la cual me bautizaron y que controló la escuela a la que fui once años de mi vida tampoco va a dejarme [que sí, puedo no ir a misa, puedo aburrirme en rosarios, bautizos, primera comuniones y demás, pero uno no puede nomás hacer como que las monjas que a uno le metieron la religión a diario hasta hace unos años, no tuvieron ningún efecto en mi, y que las películas que uno ha visto en el cine comercial durante años que siempre terminan en bodas felices, tampoco han tenido efecto alguno en mi].

Y también hoy que no me molesta el tener hijos con quien amo [digo, no hoy hoy, pero en el futuro, y no yo yo, yo sigo sin querer subir veinte kilos y luego que algo que pesa cuatro kilos me salga vaginalmente] biológicamente no puedo hacerlo. Está absurdo no?

3 comentarios:

Octopus Queque dijo...

A mi siempre me pareció absurdo eso. Es absurdo porque según somos ciudadanos, ejercemos derechos y eso... pero uy, cuando viene este tema (o el que sea!) uy no, cómo crees, qué van a decir (hasta parecen señoras). Es absurdo, rayando en lo "no puedo creer que sea cierto", en lo naïve. Y me enoja también que agarren temas como estos, los hagan escándalo para a veces esconder otros problemas de índole político (no olvidemos la legalización del aborto y las leyes del FOVISSSTE [yo vivo por ahí, por eso lo sé jajajaja]). Pero bueno, madame, qué le puedo decir, México no es muy famoso por su buen gobierno, mucho menos en lo coherente (tenemos 3 presidentes! [contándome a mi]).

Jajaja otra cosa, recordé a un tío que dijo que preferiría seguir en ferrocarril que atrapado en el tráfico por las construcciones DE OTRO MEDIO DE TRANSPORTE: "Ay Porfirio, por qué te nos moriste".

Saludos Madame :)

asco dijo...

Srita. Queque: tan lejos de dios y tan cerca de EU. Don Porfis nos dijo eso.

Ahh, las sociedades modernas tan hipócritas y poco congruentes. No evolucionamos ni tantito.

joseph stam dijo...

por cada paso que damos retrocedemos 6.

saludos!