domingo, 19 de abril de 2009

De las mascotas y sus cacas

Muy bien, resulta que tengo dos hurones: Beso [dos años seis meses] y Lexie Petite [un año nueve meses] , también resulta que con Marisol tengo dos perros: Pepirou [un año tres meses] y Nugget [diez meses], ya, ese es todo el contexto necesario.

Lexie asomándose a mis cigarros y Beso agarrada del cierre.

Cuando compré a Lexie Petite la compré porque compré una jaula y ahí estaba ella y no pude evitar llevarla. Lexie Petite llegó y la única reacción de Beso fue indiferencia total, no sólo con Lexie, también conmigo. Beso ya no corría, se arrastraba tímidamente por la cama y la alfombra, se asomaba por atrás de la cama o por abajo de la ropa, y ya no peleaba por zafarse de las manos, sólo se deslizaba desinteresadamente. Beso ha reaccionado igual cada que viene Pepirou o Nugget o los dos, se pone rara y se va a aesconder y apenas se asoma y así. Esa es la forma de Beso de reaccionar a los cambios [Bueno, esa y que si hay físicamente cambios en la casa (movimiento de muebles o lo que sea) se le cae el pelo de la cola, pero con vitaminas le vuelve a crecer].
Pepirou con pelo corto viéndo la cámara, Nugget con pelo largo morieno una carnaza.

Ahora, con Pepirou y Nugget fue otro pedo. Resulta que Pepirou llegó como tres meses antes que Nugget y sí hacía desmadre y rompía cosas peeeero todo bien, hacía del baño afuera, no se quería coger las piernas, no ladraba, nada. Pero resulta que el día que llegó Nugget Pepirou reaccionó a ella cagándose en la cama, y no, no fue accidente, nada, estábamos ahí Marisol y yo sentadas acariciando a Nugget y volteamos y Pepirou se había cagado en la cama. Sí, así fue, luego resulta que meses después Marisol se cambió de casa y en su primer día en casa nueva Pepirou se volvió a cagar en la cama aún cuando ya estaba entrenadísimo para sólo hacerlo en el patio.

Entonces hoy me pareció muy cagado decirle a Marisol que si se acordaba cuando Pepirou se había cagado en su cama y yo me doblé de la risa al recordar. Ella no rió y sólo dijo "jajaja, ahora Beso se va a cagar en tu cama cuando te cambies de casa, jajaja, pues sí, sería lo justo" y luego yo dije algo como "Es que sí, estuvo cagado, no mames, es un berrinchudo Pepirou....jajajajajaja, a mi nunca me va a pasar, Beso no se caga en la cama, no se caga en lo pachoncito, pero ah que cagado estuvo lo de Pepirou, jajajajajaja" y ya. Luego ya íbamos a comer y no salía Beso así que le hice a su periódico chillador con el que siempre sale, salió y yo le seguí haciéndop al periódico, pasé así un ratito hasta que me cansé y Beso también se cansó de correr por la cama persiguiéndo el periódico. Metí a Beso y Oh sorpresa! Beso se había cagado en mi cama, argggggggghhhh, nunca, NUNCA lo había hecho.

Pinche Karma Police, uno no se puede reir del pasado y pinche Beso berrinchuda, nomás porque no le di el periodiquito chillón se cagó en mi cama [O no, creo yo no fue a propósito, fue como una reacción de enojo (no a propósito porque no estaba en un solo lugar, como si hubiera cagado sin darse cuenta mientras corría y brincaba], o quién sabe, a lo mejor Marisol predice el futuro y yo ni enterada, le voy a preguntar los números del melate a ver qué pasa.

2 comentarios:

BotayFalda dijo...

Los cambios son cagados.

M*

isis dijo...

Si no fuera triste ES cagado!